entrada_67

Llevaba tiempo sintiendo cierta atracción con el jardinero, que cada día puntualmente venía a limpiar el jardín de la urbanización, haciendo pequeñas reparaciones a todos los vecinos que necesitaran su ayuda a cambio de un poco de dinero.

Y pensado mi plan un día que decidí terminar conociéndolo, lo hice pasar a casa para que me aconsejara cual sería la mejor opción para limpiar el parket de casa, teniéndolo a mano para comenzar a seducirlo con mis tetas hasta que finalmente cayo entre mis piernas, dejándome disfrutar de su polla y sobre todo de las penetraciones tan profundas, que indicaban que era buen conocedor del sexo y sobre todo que estaba habituado a este tipo de situaciones.