entrada_5

 

Iba tan salido y mi mujer no era capaz de hacerme caso que finalmente me decidí a contratar los servicios de una puta latina y llevarmela a un hotel para darle buena caña a su coño. Al principio iba un poco cortado por el hecho de que nunca me había ido de putas pero al ver que era tan complaciente y entregada me puso tan cachondo que comencé a embestir su coño hasta notar como mi leche subía hasta la punta de mi polla y terminando por explotar en su cara. Espero que mi mujer no se entere aunque se lo merece por puta.